Mamá Tingo: Dos disparos y un machete, Claudia Sarante

Florinda Muñoz Soriano, Mamá Tingo

Luchadora campesina en defensa de los derechos del campo, defensa que le costó la vida el 3 de noviembre del 1974.

Partiendo de la muerte de Florinda Muñoz Soriano podemos hablar de una heroína cuya capa era un faldón y su arma era un machete, herramientas que utilizaba para labrar la tierra y que acompañada de sus ideales, voluntad y fuerza interior se hacía valer para luchar por sus homólogas y homólogos campesinos.

Las más de 300 familias que obtuvieron sus títulos de tierras en Hato Viejo, Yamasá, más su valentía de luchar por lo que creía y mantenerse firme le produjeron obtener dos disparos, uno en la cabeza y otro en su pecho después de haber salido del tribunal, en donde el terrateniente Pablo Díaz Hernández reclamaba injustamente lo que el alegaba como tierra suya 8,000 tareas que ocupaban las y los campesinos desde hacía más de medio siglo antes.

Ernesto Díaz empleado de Pablo Díaz soltó los cerdos de la heroica Mamá Tingo y esta fue a amarrarlos tal como cualquier cobarde escondido se le lanzo de improvisto, disparando varios tiros, machete en mano, la mujerona se defendió, alguien murió y no fue Ernesto.

Su vida y su muerte han sido el impulso para que la sociedad a una única voz la proclame  ¨Líder Comunitaria¨, el camino iniciado por Mamá Tingo nunca morirá, mientras existan personas con corazón justo que luche por las y los campesinos dominicanos.

Desde centros educativos, Distritos Municipales, Parada del Metro, Centro de Formación Mamá Tingo y su legado son algunos de los aportes que su lucha alumbro, que sirve y servirán de motivación para continuar luchando en favor de la justicia social de manera equitativa, no discriminatoria y revolucionaria.

Mamá Tingo no vio sexo, ni clase social, ni educación para defender los derechos de los campos a quienes ya integraban la ¨Liga Agraria Cristiana¨, una lucha ausente de discriminación es la que está necesitando el país, con alma verdaderamente revolucionaria y enfocados en el bien común desde una óptica crítica y analítica de las demandas sociales.

La República Dominicana demanda actores y actoras sociales que se involucren de manera consiente y con completa convicción de las reclamas sociales acompañándolas de propuestas que llenen el vacío y rompan los imaginarios a través de un proceso de ¨reflexión -acción- reflexión¨.

Con la inquietud de llenar estos vacíos y de formar líderes y lideresas con capacidad crítica, surge la ¨Escuela de Formación Política Mamá Tingo¨ en coordinación con COPADEBA y Ciudad Alternativa, impulsando y despertando el nivel crítico de quienes cursan el programa, incitando la cuestionante permanente y abriendo camino a cambios sociales perdurables, rindiéndole tributo a quien con machete en mano defendió la integridad de tan humilde y elevado ser como lo es la campesina y campesino dominicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *