¨Más Mujeres Más Democracia¨ Claudia Sarante

El en 1942 las mujeres y la sociedad dominicana vieron cumplirse su reclamo al derecho civil y político de votar en las elecciones presidenciales y desde ahí se abrió un nuevo capítulo para la participación de la mujer en la política.

Medidas tomadas por el profesor Juan Bosch en el 1963 dan paso a que las mujeres comenzaran a agruparse e integrarse en clubes, asociaciones, juntas de vecinos tanto a nivel rural como urbano, estudiando sus problemáticas y exigiendo mejoras en el sistema.

En el 1997 con la Ley 275-97 se promulga la primera ley de cuota femenina, estableciendo un 25% para las candidaturas a cargos electivos, siendo en el 2000 que la cuota es elevada a 33% de participación femenina en cargos electivos mediante la Ley 12-00 y la 13-00 que ordena incluir a una mujer para alcalde o vice alcalde en cada municipio.

En el 2018 presentando el estudio ¨Más Mujeres Más Democracia¨ de la Junta Central Electoral, Tribunal Superior Electoral y Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, a través de las investigadoras Sergia Galván y Rosario Espinal, evidencia que es cierto que hemos avanzado, pero también es cierto que se deben dar los pasos pertinentes para garantizar la participación de la mujer en espacios de toma de decisión y de poder.

La calidad de la democracia depende de la participación representativa, equilibrada y justa de toda la sociedad que la compone, la participación actual de la mujer está representada con los siguientes porcentajes: 9% senadoras, 28% diputadas, 12% alcaldesas y 32% regidoras, esto para las legislaturas, a lo interno de los partidos políticos tenemos: de 26 partidos reconocidos por la junta solo una mujer presidente de partido, en la comisión política del PLD 16% son mujeres y en el PRM solo un 14%,  demostrando claramente que la participación del 50% de la sociedad está limitada y desequilibradamente representada.

Para fomentar la calidad de la democracia debemos pensar y encaminarnos a garantizar la participación de la mujer en estos espacios y solo es posible a través de pasos firmes de las y los involucrados en dichos procesos que respondan a verdaderas intenciones y voluntades.

Fortalecer políticas de género en los partidos políticos promueve y garantiza la participación de la mujer en las decisiones internas diversas y de género del partido, favoreciendo así su participación en candidaturas, establecer políticas del cuidado del hogar  ya que el tradicional rol cuidador de la mujer le representa una traba para su accionar en la política,  implantar la paridad como mecanismo de avance en las cuotas y en la participación, vigorizar los mecanismos de acceso y de derecho de las mujeres ante el TSE y la JCE, preparar y capacitar mujeres en temas electorales y justicia contenciosa.

Solo algunas de las recomendaciones que nos ofrece Sergia Galván al entrevistarla por Red Mujeres, el viernes 1 de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *