Privatización y democrácia

Por Juan Carlos Espinal

Tras la ardua re estructuración democrática de los años setenta y ochenta, la República Dominicana de la década de los noventa se incorporo a la nueva economía global, y los sectores dinámicos de la empresa se encontraron inmersos en la competencia neo liberal, en la privatización y expulsion de mano de obra para vender bienes y atraer capitales golondrina.

El precio de esta privatización ha sido muy elevado para la sociedad dominicana. Una proporción considerable de la población ha quedado excluida de esos sectores que los medios de la burguesía llama dinámicos, como productores y como consumidores.

En algunos casos , pueblos como San Cristobal y regiones como Haina industrial se desconectaron mediante la economía informal y el crimen organizado internacional orientada su economía hacia el exterior. Por ello, el futuro de República Dominicana y su forma real de incorporación a la economía informal glob

alizada depende del peso relativo de los dos modelos de desarrollo opuestos.

Por un lado, el que aproxima al Estado trujillista o desarrollista del post trujillismo de Balaguer, basado en una explotación absoluta de la población y la devastación del medio ambiente para respaldar la competitividad despiadada de los mercados externos u otro diferente.

Ese modelo al que se le habilita ser moderno, según los medios de la burguesía, que vincula la competitividad externa con desigualdad, atendiendo a la intensificación del desempleo, a la distribución de la pobreza con propaganda subliminal de crecimiento económico de concentración, y la modernización tecnológica y administrativa con exclusion social, por otro lado.

En efecto, ambos modelos desarrollistas reflejan la realidad de las infelices experiencias del desarrollismo capitalista para America Latina y el Caribe. Los procesos de reestructuracion economica, en marcha desde los anos noventas, decidiran en destino de la democracia y de los partidos politicos electoralistas de la elite populista en pleno siglo 21.

primero es que la integración de las zonas fronterizas a la economía capitalista no se va a dar. Y lo segundo es que el TLC con EU implicara dolorosas consecuencias para los productores nacionales y otras economías locales.

Este acuerdo de libre comercio con los EU es una forma de anexión economíca de nuestros mercados impidiendo la movilidad social de nuestros campesinos, desplaza mano de obra desempleada de las zonas rurales a las urbes metropolitanas de Santiago, la capital y la Romana, crea despilfarro cerrando nuevos mercados locales dao el monopolio de los productos, no incentiva la produccion y estimula la desintegracion social y politica regional.

Ademas, sera dificil para las clases medias y para los trabajadores depender de la capacidad de sus salarios y del estado para poder redistribuir sus riquezas entre la poblacion. Este proceso dinamico de produccion y generacion de pobreza emprendido desde arribaha producido una de las sociedades mas desiguales del Hemisferio Occidental.

República Dominicana es una economía debilitada por el analfabetismo y la falta de una educacion de una buena parte de la población.

Con una aristocracia obrera , una oligarquía capitalista neo libearl y una elite populista bloqueando las reformas y las elites empresariales atrincheradas en las exenciones tributarias y la expulsion de capital reclamando mas subsidios estatales , exportando de forma ilegal los beneficios, las polsibilidades de exito de este sistema politico y económico son inciertas.

Sin embargo, República Dominicana, la otra República Dominicana invisible para el crecimiento del Banco Central, ha seguido adelante por si misma, con la unidad de su estructura productiva informal, que es otra economía paralela, que merece otro analisis no convencional, y cierta mejora de en la distribucion de la renta per capita y un programa a gran escala de inversion publica en salud y educación y obras publicas, podria convertirse en un componente importante de la economia familiar y global y llevar a la incorporacion social de cerca de 1 millón de Ni Nis llevandolos al desarrollo humano.

Creemos que los antiguos modelos del desarrollismo trujillista de entre 1930 y 1961, del post trujillismo Balaguerista de entre 1966 y 1978, y el actual modelo neo liberal tienen sus días contados. Es irrelevante, carente de interes para la nueva mayoria inter dependiente, en construccion de ciudadania. Si las elites neo liberales y el populismo politico siguen asi, se jodieron.

 

Juan Carlos Espinal

Juan Carlos Espinal

Juan Carlos Espinal, Productor de Television y Radio, Cinéfilo, Escritor y dirigente de la política regional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *